Agregar un nuevo producto o servicio a tu negocio online supone inversión de tiempo y dinero, por eso es muy importante que preveas cuál es el momento idóneo para hacerlo. El momento idóneo no es sólo pensando en el mercado y sus necesidades, tienes que pensar también en la misión y visión de la empresa. Si se aleja de los planes que tienes para la empresa es necesario sentarse y sincerarse, ya sea para cambiar el rumbo de la empresa o para descartar cualquier plan que la aleje de su misión y visión.

Aquí te dejo algunas preguntas que te harán reflexionar sobre el mejor momento para lanzar tu siguiente producto o servicio.

  1. ¿Ya tienes un primer producto consolidado?

El lanzamiento de un producto o servicio pasa por diferentes etapas. Primero se imagina, luego se crea, se lanza, más tarde se desarrolla y mejora. Vamos creciendo con ese producto ya que recibimos feedback de los clientes, a medida que tiene éxito vamos integrando a otras personas en el proyecto, hasta que sentimos que el producto creado está consolidado. Un producto consolidado no significa que no tiene mejoras, sino que las que tocan hacer ya son mínimas.

Piensa por ejemplo en Coca Cola como un producto consolidado ¿acaso te tomas una Coca Cola diferente todos los días? La fórmula es la misma, pero cambia el personal, las estrategias de venta, la publicidad que le rodea y hasta un plan B de Coca Cola light existe para quienes no ven con agrado el azúcar como ingrediente.

Sólo después de que ya tienes un producto consolidado que te genera ingresos que aseguran la estabilidad de tu negocio puedes pensar en el segundo proyecto. Después de todo el dinero que se lleva el segundo proyecto casi siempre saldrá de ese primero.

Eso sí, mira el segundo producto o servicio como un proyecto diferente. No utilices ni el personal, ni el dinero o tiempo que se lleva tu producto estrella, ya que podrías poner en riesgo a tu producto consolidado.

2. ¿Es un producto complementario o un producto nuevo?

Los productos complementarios tienen menos riesgo para el producto principal que los productos nuevos. Por lo general, ayudan y fortalecen al primer producto o servicio. Por eso, una de las tareas que tienes pendiente es identificar si ese nuevo producto o servicio está relacionado con el principal o de plano no tiene nada que ver.

Los productos complementarios por lo general son los mismos clientes que lo exigen. Por ejemplo, en el caso de Coca Cola, la Coca Cola light es un producto complementario. No se necesita nuevas maquinarias o equipos, ni puntos de venta y es una exigencia del mismo público.

3. ¿Ya has creado un prototipo del producto que quieres lanzar?

Puede que la idea de ese segundo producto o servicio ya tenga días rodeándote en la cabeza. Incluso, puede que no haya sido idea tuya sino de tus propios clientes, lo que es un mejor escenario. Sin embargo, aunque todo apunte a que es un producto o servicio exitoso lo primero es crear un prototipo y ofrecerlo a los clientes más cercanos, a quienes te han pedido que lo hagas. Ellos evaluarán qué le falta o qué le sobra y te ayudarán a mejorar la idea.

Al principio no te preocupes tanto por el envoltorio del producto o servicio (en este último caso la página de venta). Busca que sea sencillo, lo importante es que estés construyendo el producto o servicio mínimo viable para tu audiencia. Enfoca tu tiempo y tu dinero en la producción de este y la capacitación del personal que te ayudará con este nuevo proyecto.

¿Ya tienes un primer producto consolidado, has evaluado los riesgos que este nuevo proyecto supone y has creado el prototipo de tu siguiente producto o servicio y ha funcionado?, entonces, no lo dudes ¡Es el momento de lanzar tu siguiente producto!

Un fuerte abrazo,

Escrito por nuestra invitada Lisandra Ramos,  Online Business Mentor y creadora de Secret Biz Club.

Share This